El pasado 2 de Febrero de 2019, en la Sociedad Oviedo Mágico, asociación a la que pertenezco y me siento orgulloso de ello, celebrábamos

San Juan Bosco, patrón de los ilusionistas, ese día aprovechando la ocasión, celebramos la gala de acceso a la Sociedad Española de Ilusionismo (SEI) y a la Federación Internacional de Sociedades Mágicas (FISM).

Este año eramos 5 aspirantes, 5 jóvenes magos, entre los que tenía el lujo de encontrarme.

Después de unos cuantos días con sus cuantas noches de ensayo y preparación, llegó el momento de presentar la rutina ante los compañeros magos y público profano que asistía a la gala.

Esta rutina empezaba de una forma muy singular, no iba a hacer magia, iba a contar un sueño, un sueño mágico que me ocurría y en el cual aparecían tres elementos que los magos solemos utilizar, el fuego, una baraja y una predicción, después continuaba con un briconsejo, un juego especialmente preparado para la ocasión.

Una creación propia, llamada «La Colada» la cual podréis ver en el canal de Youtube, «Magia en el Cañas».

 

Puedo resumir el día como una experiencia única y maravillosa, un día que todo ilusionista debería vivir ya que es un paso más en la vida mágica.

Desde aquí, quiero felicitar también a Pablin Carreras, Daniel Torres, Alejandro Carantoña y Fran Areces por haber dado también conmigo este paso, un paso más.

Y recordad «Quién cree en la magia, está destinado a encontrarla».

 

Los comentarios están cerrados.